sábado, junio 12, 2010

En el Mundial, todos a la cancha!

Es increíble pero a mí el fútbol no me va ni me viene. No entiendo las discusiones acaloradas que muchos se gastan en tener sobre técnicos, jugadores y jugadas. Cuando digo esto todos me salen a decir que es porque...soy mujer. Vamos a aceptar parcialmente este semi paradigma porque a razón de la verdad no conozco mucha mujer fanática del fútbol, y cuando digo fanática lo digo a la par de esos muchachos que discuten desde las entrañas, se ofenden si manchan el buen nombre de un equipo y no faltan un domingo a la cancha o se plantan frente a la tele para ver los clásicos. Pero llega el mundial y estamos todos como locos, nos pintamos la cara, compramos bandera y nos agarramos cuanta cábala hay en el ambiente. Sufrimos si los goles se escapan, quedamos afónicos cuando tocan la red y saltamos cual monos cuando ganamos el partido. 
No entiendo porqué pasa eso, no entiendo porqué me pasa a mí si realmente no tengo idea de quienes van corriendo por la cancha, si cuando empiezan los partidos y llevan más o menos las remeras parecidas ya me pierdo, pero me transformo y no hay manera que no piense en otra cosa más que en poder ver cada partido que juegue la selección. Incluso para tormento de mi pareja me doy el lujo de opinar y discutir!.... a no, más vale, porque si vamos a participar que sea de manera completa y digna.
Yo quiero pensar que es por esa mágica y única comunión que se da en momentos como estos donde todos tiramos para el mismo lado y la celeste y blanca finalmente y al menos por un mes tiene significado, identidad y dueños. Es una pena que sea por un mero partido, pero al menos es grato ver que todos vamos para el mismo lado, nos interesa lo mismo y hasta nos consolamos o alegramos bajo las mismas circunstancias. Recuerdo sentir algo parecido que casi me arranca las lágrimas cuando nevó aquel año en Buenos Aires. Los noticieros entonces no hablaban de otra cosa y no paraban de mostrar caras felices, chicos y grandes jugando y todos...todos disfrutando de lo mismo. Se olvidaron penas, se olvidaron abandonos, se olvidaron enemigos. Ese día todos jugaban.
Ya sé que suena a consuelo barato y un tanto infantil, pero no es lindo cuando todos estamos unidos por algo bueno, por algo al menos positivo aunque ello sea por un tiempito corto?.
No sé se las dejo picando porque ya está por empezar Argentina- Nigeria !!!!!!!!!